Hoy es un buen momento para invertir en minería

Publicado por:

Después de la independencia de los países latinoamericanos, hace unos 200 años, los inversores mineros internacionales tuvieron que cambiar su enfoque. Pero el encanto de la minería en América Latina sigue siendo igual de fuerte. Tiene las mayores reservas mundiales de cobre, litio y plata con mucho oro para arrancar. Aunque la modesta demanda local, que tiene menos del 10% de la población mundial y el PIB, lo convierte en un exportador natural.

América Latina se ha convertido en una jurisdicción amigable para la minería con una amplia gama de compañías mineras internacionales que cotizan en las bolsas de valores de Canadá, Estados Unidos, Australia y Gran Bretaña. El desarrollo de democracias sólidas en la región desde la década de 1980 ha permitido que muchos países latinoamericanos finalmente desarrollen sistemas de gestión justos para las inversiones mineras internacionales.

 

Lo mejor en América Latina para los inversores mineros es que es extremadamente rico en metales básicos y preciosos. Los poderes mineros de la región en Chile, Perú, Brasil y México son especialmente bendecidos. Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos, Chile tiene las mayores reservas mundiales de cobre y litio y la séptima mayor reserva de plata.

Perú tiene las mayores reservas de plata del mundo, la tercera mayor reserva de cobre, la tercera mayor reserva de zinc, la cuarta mayor reserva de níquel y la quinta mayor reserva de oro. México tiene la cuarta reserva de zinc más grande del mundo, la quinta más grande en la reserva de plomo, la sexta más grande en la reserva de cobre, la sexta más grande en la reserva de plata, y es la diez mayores productoras de oro. Finalmente, Brasil tiene la segunda mayor reserva de mineral de hierro, la tercera mayor reserva de níquel y la cuarta mayor reserva de estaño y la séptima mayor reserva de oro.

Además de las plantas de energía conocidas, también tiene depósitos de metal de clase mundial repartidos por toda la región. Por ejemplo, República Dominicana tiene la tercera mina de oro más grande del mundo y Guatemala tiene la segunda mina de plata más grande. Argentina y Bolivia son parte del “triángulo de litio” de Chile, que en conjunto tiene alrededor del 54% de los recursos mundiales, es decir, reservas potenciales. Mientras que Bolivia también tiene las diez mayores reservas de zinc y plomo.

Además, es probable que América Latina tenga aún más riqueza mineral de lo que sugieren las estadísticas oficiales, porque una combinación de factores políticos y económicos impidió que los mineros internacionales exploraran Argentina y Ecuador. Dado que la mayoría de las minas más grandes de Perú y Chile se encuentran en los Andes, parece razonable suponer que secciones de la cordillera del vecino también son ricas en minerales.

América Latina no solo es rica en metales, es rica en metales apropiados. El cobre y el litio tienen interesantes perspectivas a mediano plazo, mientras que los mineros brindan una oportunidad interesante. Esto es confirmado por una investigación reciente del departamento de inteligencia de mercado de la agencia de calificación S&P Global, que declaró que “por primera vez desde 2014, los metales básicos eran el oro como el objetivo más importante de la exploración en América Latina, cada uno de los cuales genera el 42% del gasto planificado. “El aumento en la exploración de metales básicos se debe a las obstinadas vistas a largo plazo del cobre.  

Cuando en 2012 el Superciclo de productos básicos comenzó a relajarse, los inversores comenzaron a acidificarse. Este aumento fue impulsado por la enorme demanda de China, pero el pensamiento convencional concluyó que el exceso de infraestructura en el Reino Medio, combinado con los intentos de alejarse de la industria pesada, limitaría el uso futuro de cobre en el mundo.

Sin embargo, el rápido desarrollo de los vehículos eléctricos cambió las perspectivas para el metal rojo. Un vehículo eléctrico alimentado por batería consume alrededor de 83 kg de cobre en comparación con solo 23 kg en un motor de combustión interna. Los vehículos híbridos como el Prius suelen estar en algún punto intermedio.

El consultor de McKinnsey estima que las ventas anuales de vehículos eléctricos aumentarán en 4.5 millones en 2020, en comparación con 1.2 millones en 2017. Esto seguirá siendo solo el 5% de las ventas anuales de vehículos eléctricos ligeros, dejando mucho espacio para un mayor crecimiento. El cobre se ha visto afectado por las preocupaciones sobre una guerra comercial entre China y EE. UU., Y los precios siguen siendo un 40% más bajos que su pico en 2011.

Otro claro ganador de la transición a los sistemas de energía con bajas emisiones de carbono está encendido. Ya está establecida como la batería elegida para vehículos eléctricos. Si bien la búsqueda del santo grial de la energía renovable, una batería barata y eficiente que puede almacenar el exceso de electricidad generada por fuentes discontinuas, como parques eólicos y paneles solares, puede aumentar aún más la iluminación.

Australia ahora ha logrado convertirse en el mayor productor del mundo, a pesar del hecho de que el litio se extrae del mineral; esto es más costoso que la extracción de salmueras pesadas de litio, que se encuentran en el triángulo de litio. Esto se debe a que históricamente el australiano fue más amigable con los inversores de litio que Chile, que tratan el metal blanco de manera diferente al cobre, Argentina o Bolivia. Esto ahora está comenzando a cambiar, en particular Argentina recibe una serie de inversiones internacionales.

Finalmente tienes oro. Alex Black, un veterano de la minería que ayudó a los inversores en riqueza en Perú cuando convirtió a Rio Alto, su última compañía, de descubridor de oro a minero de un centavo, nos dijo que nunca había visto condiciones financieras tan difíciles. “Intentar recaudar $ 20 millones para el desarrollo de la mina ahora es como pedir $ 250 millones en 2014. Tenemos más de 5 millones de onzas y una capitalización de mercado de menos de $ 50 millones, por lo que los inversores pueden obtener una onza de oro por menos de $ 10 “.

Por supuesto, el presidente tiene la intención de hablar con su empresa con un periodista, pero el informe de S&P Global lo respalda. “Aunque el financiamiento va en la dirección correcta, USD 9.6 mil millones recaudados en 2017 y USD 9.4 mil millones recaudados en 2018. Sigue siendo muy inferior a USD 19.4 mil millones recaudados en 2011.

Las ofertas de capital dirigidas principalmente a fines de exploración en 2018 cayeron ligeramente en comparación con 2017 y 2016, y los valores totales de los tres años volvieron a los niveles a partir de 2012, cuando los mercados bursátiles apenas comenzaban a evitar la industria. “Una teoría es que la expansión de las acciones de cannabis y las criptomonedas han alejado más capital especulativo de los buscadores de oro”. El uso principal del oro no es industrial, por lo que no se sabe si el precio será mayor o menor en unos años.

Los inversores mineros evalúan los posibles proyectos de riesgo “subterráneo” y “subterráneo”. La geología latinoamericana significa que tiene muchos proyectos mineros interesantes, pero los riesgos asociados con el terreno sobre el suelo a menudo dificultan su implementación. América Latina se ha visto afectada por la inestabilidad política desde la independencia, con frecuentes períodos de gobierno militar, y la mayoría de los países han regresado a la democracia en los últimos 40 años.

La inestabilidad política ha obstaculizado las inversiones mineras en la región porque se necesita un estado relativamente estable y eficiente para crear un mecanismo de transacción justo entre los ciudadanos del país, los propietarios de metales más importantes, y la compañía minera minera tiene un enorme impacto ambiental en los ciudadanos locales, al tiempo que extrae recursos no renovables para la exportación. También tiene consecuencias políticas y económicas.

En muchos países latinoamericanos, el papel del Estado como árbitro es complicado por el hecho de que los pueblos indígenas fuertes tienen conceptos alternativos de propiedad de la tierra, como los territorios comunitarios ancestrales. Estos derechos comunitarios se reconocen en muchas constituciones latinoamericanas después de la dictadura, pero no están claramente definidos, lo que lleva a una derogación legal, ya que los mineros y los lugareños luchan por la mayoría de las ganancias en los proyectos propuestos.

Estas cuestiones de política pueden tener un impacto directo en los bolsillos de los inversores. Los inversores en la mina de metales preciosos de EE. UU., Tahoe Resources, se enteraron de primera mano cuando se vio obligado a detener a Escobal, la segunda mina de plata más grande del mundo, debido a la oposición en Guatemala. Sus acciones cayeron bruscamente y fueron compradas por un rival para un recorte de precios a principios de este año.

Incluso jurisdicciones mineras bien establecidas, como Perú, pueden tener problemas. Por ejemplo, una de las inversiones mineras más importantes del país, la mina de cobre Bambas por valor de $ 7 mil millones, pasó dos meses este año bajo el bloqueo de miembros enojados de las comunidades vecinas.

Estas lecciones costosas han enseñado a las compañías mineras que necesitan la relación correcta con la comunidad. Esto comienza con la evaluación del proyecto potencial porque hay grandes diferencias en las actitudes locales hacia la minería. Por ejemplo, el centro de Perú, que tiene una tradición minera más larga, generalmente experimenta menos protestas que el norte o el sur del país. Pero en última instancia, los mineros tienen que seguir los minerales, por lo que es importante que los inversores elijan empresas que tengan una estrategia comunitaria bien pensada.

El mes pasado en Lima, entrevistamos a Victor Gobitz, CEO de Buenaventura, un minero peruano de metales no ferrosos, y explicamos cómo la compañía aprendió a trabajar con grupos locales. “Si un minero solo está tratando de cambiar dinero por tierra, este es un gran error. Debe crear relaciones a largo plazo basadas en la creación de empleos para los empleados locales y la provisión de infraestructura social como agua potable, energía, alcantarillado, etc. “

No solo los mineros se están volviendo más expertos en resolver estos problemas, sino que también hay indicios de que la mayoría de los países latinoamericanos están mejorando su capacidad para regular esta compleja transacción entre inversores y ciudadanos. El Instituto Fraser es un grupo de expertos canadiense que publica una clasificación de jurisdicción minera global. Evalúa tanto el equipo mineral como el marco político para evaluar el atractivo general para los inversores.

América Latina y el Caribe se destacó en el último informe, y el atractivo promedio de inversión de la región aumentó en un 16% en 2018, más que en cualquier otra región. Esto es aún más impresionante teniendo en cuenta el peso negativo de los casos de desastres como Venezuela, Nicaragua y Guatemala.

Este panorama político mejorado no depende de la felicidad. Esto refleja la tendencia de mejora general en las instituciones latinoamericanas a medida que las jóvenes democracias de la región comienzan a madurar. Además de casos tristes como Venezuela, la mayoría de los otros países de la región se están volviendo gradualmente más productivos, menos burocráticos, y ahora, gracias a las consecuencias de un escándalo de trasplante a largo plazo en toda la región, son algo menos corruptos.

El hecho de que los expertos de la industria apunten a América Latina en proyectos futuros muestra que la región es un terreno fértil para los inversores que buscan ganancias.